Valía

Nunca sabemos la dureza de nuestros huesos hasta que han golpeado nuestra alma hasta saciarse. Que el nunca pasará se convierte en normalidad. Que nunca sabemos lo que valemos, lo que soportamos. Quienes somos. Hasta que tocamos fondo.

Porque mientras no lo toques ni llegues a la superficie; te mantendrás en un limbo, en una cárcel.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s